Se entregaron los Premios Pregonero

Como cada año, en el marco de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Buenos Aires la Fundación El Libro entrega la querida Andariega a referentes y grupos que trabajan con la literatura para los más jóvenes y pequeños en distintos ámbitos.

Luego de una breve introducción de Betina Cositorto, que marcó el carácter federal que la entrega de premios demuestra que tiene el trabajo de elección durante el año, se pasó a la entrega de cada réplica de la carreta de Javier Villafañe, esta vez realizadas por María Sol Soto.

Primero pasaron los integrantes del Club de Narradores del Departamento de la Mediana y Tercera Edad de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos en tanto ganadores del Pregonero a Institución, quienes dejaron un reconocimiento a los maestros por su trabajo cotidiano.

Luego fue el turno de Honoria Zelaya de Nader, quien desde Tucumán vino a recibir el Pregonero a Especialista. En sus palabras, llevó “el saludo de la gente que cree en los libros y la lectura”, y agregó que el reconocimiento la compromete “con los libros, la infancia, y los sueños.”

“Leer despierta la voz” dijeron en lugar de “whisky” al momento de tomarse la foto con la Andariega las integrantes de Argentina Narrada, reconocidas con el Pregonero a Narración. En su intervención, reconstruyeron de modo coral (una a una), los diversos lugares donde dejan huella con su trabajo.

A continuación, Natalia Blanc recibió el Pregonero a Periodismo gráfico, y marcó su amor por la literatura infantil y juvenil al punto que ocupa los espacios que su trabajo en la redacción le permite.

Desde Casilda hasta el Pregonero fue la frase que definió al Programa La Aguja en el Pajar, de Radio Casilda FM 91.1 (Santa Fe) al momento de recibir el Pregonero a Periodismo Radial. Llegar a recibir la Andariega fue uno de los anhelos que tenían cuando comenzaron con el trabajo sobre la literatura infantil y juvenil en el éter santafecino.

“Con la Andariega, me siento más comprometida que antes” dijo Daniela Carolina Cañete, de Mi Libroteka, con el Pregonero a Producción Digital en la mano, y se despidió con un fragmento de “Viajar. Leer”, de Carlos Silveyra: “Viajar en libro. Y librar un viaje” regaló desde el escenario.

Con “hinchada” propia, llegó a recibir el Pregonero a Bibliotecaria, María Inés Gómez Gallo, de la Biblioteca Popular Por Caminos de Libros, de Ramón Carrillo, Villa Soldati, CABA. En sus palabras, la emoción ganó lugar cuando recordó “la revancha que tienen los chicos con derechos vulnerados cuando pueden venir a la Biblioteca.”

Luego pasaron a recibir su Pregonero a Librería, Enrique Martinelli y Violeta Valdez, de Librería Henry, de Bahía Blanca (Prov. de Bs.As.). “Lo demuestran recientes investigaciones: el futuro está en la literatura infantil y juvenil” marcó Enrique en sus palabras al público, y se despidió con “arriba el libro, que no va a morir nunca”.

Acto seguido fue el turno de Emiliano Dionisi, quien con su Pregonero a Teatro, Música y Títeres recordó el impacto que le provocó ir al teatro de muy pequeño. “Espero generar lo mismo en los niños hoy” concluyó como deseo.

Antes de cerrar fue el momento del Pregonero Especial, entregado al Proyecto L.E.E.R. Lectura y Escritura en Escuelas Rurales. “El premio se lo llevan los chicos, es para ellos” fueron las palabras luego de recibir la Andariega.

Al final llegó el esperado Pregonero de Honor, entregado a Canela, quien recordó anécdotas con Javier Villafañe y definir que “para escribir, no hay que tener miedo”.

 

Y así se fueron a andar las carretitas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *