¡Chau Martita!

El miércoles 6 falleció Marta Díaz y muchos fueron los mensajes de lamento por la pérdida. Oscar González, quien trabajó con ella en la conducción de la Feria del Libro Infantil y Juvenil nos envió unas sentidas palabras en su recuerdo. A continuación las compartimos.

¡Chau Martita!

Despedida a Marta Vilma Díaz ex Directora de Ferias de la Fundación El Libro

Foto: Fundación El Libro

La noche del 31 de julio del año 2014, en la 24ª FLIJ, la Fundación El Libro entregó el Premio Pregonero de Honor a Marta Díaz por su desempeño como Directora de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Buenos Aires.

En dicha ocasión el entonces presidente de esa muestra, Oscar González, se refirió a la personalidad distinguida:

“Esta edición cuenta con un valor agregado de excepción. Nos estamos refiriendo al Premio Pregonero de Honor a Marta Díaz, con quien tuve la fortuna de trabajar, desde la primera Feria en 1989, cuando se desempeñaba como Secretaria Ejecutiva de su fundador, el recordado Roberto Castiglione y luego desde 1990 hasta el 2010, como Directora de Ferias de la Fundación.

Con Marta compartimos las periódicas e impensadas vicisitudes que debía enfrentar la Feria para su realización: ciénagas, depredadores, plantas carnívoras, aludes, y otros inimaginables obstáculos que nos salían al cruce.

Para ello, compartíamos la convicción que debíamos cumplir con el mandato del Consejo, con el compromiso tomado con los expositores y, fundamentalmente, con los docentes, padres y niños y niñas que nos visitaban cada año, confiando en nosotros, en encontrar la mejor Feria que pudiéramos lograr.

Creemos que hoy Marta Díaz, ha encontrado la Luna de su espejo, y lo celebramos.”

(Palabras del Presidente de la Feria del Libro Infantil y J8uvenil de Buenos Aires, al entregarle el
Premio Pregonero de Honor durante la 24ª edición de la Feria Infantil y Juvenil de Buenos Aires”)

La vida y, mi extensa labor en el sector editorial, me permitieron conocer en el año 1987 y tratar casi cotidianamente a la Licenciada Marta Vilma Díaz.

Fue una de mis personas más admiradas, tanto por su capacidad de trabajo, como por su entrega impecable y afectuosa a quienes se le acercaban.

Y su autenticidad.

Recuerdo una reunión de trabajo en la que yo para dar más credibilidad a mis argumentos enfaticé: – Cómo voy a estar en contra si yo naci a cuatro cuadras, en Parque de los Patricios. A lo que Marta para “ayudarme” agregó : – Y yo, en San Juan y Boedo.

Creo que aunque su presencia inspiraba respeto y admiración a quienes se le acercaban, continuaba siendo una enorme piba de barrio. Quizá por eso nos llevábamos tan bien y siento tanto su partida.

El sector editorial argentino tuvo destacados hacedores que colaboraron para alcanzar la destacada presencia en la vida económicay cultural con que cuenta el país.

Estoy convencido que Marta ocupa un destacado lugar en el podio de estos hacedores.

Hace algunos años, cuando llegaban las vacaciones de invierno, una nueva estrella aparecía en el cielo de Palermo, junto a la Facultad de Derecho y el Museo de Bellas Artes: se llamaba Marta Díaz y recorría a pie firme con sus colaboradores, la nueva Feria.

Hoy y mañana, tal vez, cuando se enciendan las luces y resuenen nuevamente las trompetas del invierno anunciando una nueva Feria Infantil y Juvenil, continuaremos saludando con el mismo cariño y respeto de siempre: ¡CHAU MARTITA!

Oscar González
Editor, escritor, periodista
Ex Consejero Titular de la Cámara Argentina del Libro
Ex Consejero Titular de la Cámara Argentina del Libro en la Fundación el Libro
Ex Presidente de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Buenos Aires

2 comentarios en “¡Chau Martita!

  1. Gran recuerdo y consideracion para los pequeños libreros de las provincias. Acompaño a los familiares con un abrazo a la distancia.
    Que en paz descanse.
    Jose Pietrangelo – Raices Libros – Bahia Blanca

  2. Hago mías las sentidas palabras de Óscar. Marta, con quién tuve discusiones fuertes que al día siguiente nadie recordaba, fue una enorme trabajadora de la cultura. Le debemos mucho a esa luchadora. Enumerar sus felices iniciativas sería imposible. Creo que el mejor homenaje que podemos hacerle es seguir peleando con su tozudez y lealtad para que los proyectos fructifiquen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *