Allá vamos

Esta mañana fue presentada la 44ª edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en una completa sala Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Allí los referentes de la organización, el Ministerio de Cultura y la ciudad invitada compartieron los principales conceptos y propuestas de cara a la versión 2018 del evento más importante de la industria cultural de nuestro país.

Primero fue el turno del Ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, quien marcó el compromiso propio como alguien que viene de la industria editorial, y el del Ministerio que comanda desde distintos organismos. Para cerrar, saludó la madurez de la Feria porteña, expresada en la bibliodiversidad donde “no existen las grietas”.

A continuación, Oche Califa, Director cultural de la Fundación El Libro retomó las palabras del Ministro al marcar la diversidad como valor estratégico de la Feria. Además, hizo referencia a la Reforma Universitaria de 1918 y las revueltas de 1968 como hitos que estarán presentes en la próxima edición, y a las actividades presentes las tres semanas que dura el evento, como el Encuentro de Booktubers, el Premio Lationamericano de Diseño editorial, la ciudad invitada, entre otras. Sobre las visitas internacionales, sólo pudo adelantar la visita de Paul Auster y las tratativas para que otras personalidades de la literatura estén presentes en 2018.

Luego hizo uso de la palabra Gabriel Pedroni, escritor, dramaturgo uruguayo en representación de Montevideo, la ciudad invitada de la próxima Feria de Buenos Aires. “Como dijo Rodrigo Fresán, es una ciudad umplugged, desenchufada, y desde ese lugar pensaremos la intervención del espacio”, marcó Pedroni. Sobre las actividades, el representante oriental enumeró el lugar dado a Mario Lebrero, la mujer y la poesía, los homenajes de Mario Benedetti y Eduardo Galeano, una muestra gráfica sobre la Rambla, y el aniversario de la Cumparsita. Si bien la capital uruguaya contiene una vida cultural y artística muy rica, Pedroni enfatizó que no perderán de vista al libro como eje.

Para cerrar, pasó a compartir sus palabras Martín Gremmelspacher, Presidente de la Fundación El Libro, quien refirió a cuestiones de organización del cronograma y el espacio físico durante el evento. Allí marcó la nueva identificación de las calles, la renumeración de los stands, y el límite a la exposición de objetos que no sean libros. Luego, Gremmelspacher refirió a las Jornadas Profesionales, que contendrá como cada año espacios de capacitación e intercambio del sector, y los intentos de aumentar el cupo de kilos gratis para las compras los visitantes profesionales.

Sobre los stands, afirmó que habrá una actualización del 28% para socios, con facilidades de pago, y los pedidos de mayor superficie deberán hacerse antes del 11 de septiembre.

Antes de despedirse anunció la campaña de promoción de la lectura que se realizará con el Consejo Publicitario Argentino.

Tres meses pasaron del cierre de la edición 43, y la 44 ya empieza a dibujarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *