Reimpresiones de febrero

Te odio, Nicolás Lucca, 424 págs, 23x15cm., ISBN 978-950-556-730-8, $690.-
Pedidos: ventas@galerna.net

Los argentinos vivimos en un estado de guerra permanente, en una sociedad estructurada para formar odiadores. Nicolás Lucca la examina a través de los pilares que conforman nuestro ser nacional: las raíces coloniales, el choque cultural de la inmigración, la manipulación de la educación, la tara económica, la sobrevaloración del sindicalismo, la batalla de los medios de comunicación, la sumisión eterna de la Argentina ante cualquier idea que venga de afuera y la sobreactuación como factor diferencial de una sociedad que extraña un pasado inexistente y pretende soluciones mágicas para problemas que nunca le interesó resolver.
¿Cómo es que un país con un par de siglos de historia siempre esta entre el abismo y el eterno resurgimiento sin llegar nunca a la normalidad?
El nuevo y esperado libro de Nicolás Lucca, al intentar responder esta pregunta, escapa a la coyuntura y demuestra estar hecho de la madera de los clásicos.

La Argentina devorada, José Luis Espert, 472 págs., 23x15cm., ISBN 978-950-556-699-0, $570.-
Pedidos: ventas@galerna.net

“Dueño de un discurso riguroso, provocador y consistente, José Luis Espert adquirió hace tiempo un amplio reconocimiento entre sus pares. La argentina devorada es su ópera prima y en ella nos ofrece una versión mucho más elaborada y robusta (aunque no menos polémica) de su visión sobre la historia económica argentina, propone un análisis del presente y se arriesga a incluir una propuesta de cambio”. Sergio Berensztein

Mis héroes, Tomás Abraham, 630 págs., 23x15cm., ISBN 978-950-556-663-1, $690.-
Pedidos: ventas@galerna.net

En este libro, Tomas Abraham se libra a eso que su compatriota, Emile Cioran, llamaba ejercicios de admiracion. Lo hace con fervor, con locura, con gratitud, con ferocidad, con erudicion, con brillantez. Desfilan por estas paginas los grandes amores de Abraham: la musica de Glenn Gould, las novelas de Amelie Nothomb, el cine de Herzog, la pintura de Fader, el pensamiento de Deleuze, entre muchos otros. Imposible, despues de leerlo, no sentir la necesidad imperiosa de escuchar musica, ver peliculas, leer libros. A su reconocida estatura intelectual, Tomas Abraham agrega una de orden casi moral: devuelve a la vida una parte de la abundante belleza del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *